Causas

La gran mayoría de estas malformaciones como la plagiocefalia, la braquicefalia o la escafocefalia, suelen estar ocasionadas por la acción de una fuerza externa sobre el cráneo en crecimiento del niño. Algunas de estas causas pueden ser:

  • Posturas al dormir.
  • Partos prematuros.
  • Tortícolis congénita muscular.
  • Traumas durante el parto.
  • Espacio intrauterino restrictivo.

 

  • Posturas al dormir:

  Es la causa más común de plagiocefalia y braquicefalia, y se conoce como "plagiocefalia postural".

  Durante las dos últimas décadas, ha aumentado en gran medida la incidencia de casos de plagiocefalia postural; esto es debido a que desde los años 90 se comenzaron a tomar medidas para evitar la muerte prematura de los bebés: estas medidas, consisten, básicamente, en no dejar al bebé que duerma boca abajo durante los primeros 6 meses de vida.

 De esta forma, al colocar al bebé boca arriba siempre para dormir, unido a otros momentos del día en los que por otras causas el niño permanece en la misma posición, los huesos del cráneo comienzan a aplanarse por una zona (puede ser, por ejemplo, que el niño tenga más estímulos en la cuna a un lado que al otro, o que los papás siempre le cojan del mismo lado, y así la cabecita del niño normalmente está girada hacia la misma dirección). Una vez existe un mínimo aplanamiento de un lado del cráneo, inconscientemente, el bebé empezará a apoyar siempre en este lado, y el a planamiento irá aumentando con el paso del tiempo.

 Para evitar que se produzca este tipo de plagiocefalia, o reducirla si todavía es muy leve, se pueden realizar varias acciones:

  1. - Aunque el bebé permanezca boca arriba durante el tiempo que esté durmiendo, se le deben realizar cambios posturales de la cabecita de un lado a otro.
  2. - Durante los momentos del día que el bebé se encuentre despierto, no se le debe dejar siempre tumbado boca arriba; lo ideal es que experimente diferentes posiciones del cuerpo: cogido en brazos, poco a poco irlo acostumbrando a estar tumbado boca abajo...
  3. - Además de los reposicionamientos, los estímulos que recibe el bebé son cruciales para que escoja hacia qué lado posicionar la cabeza, por lo tanto en la cuna como durante el día hay que tener en cuenta dónde se colocan éstos.

 

  • Partos prematuros:

 No quiere decir que el parto prematuro sea una causa o un factor de riesgo en sí mismo para la plagiocefalia, si no que en niños prematuros, especialmente si pasan tiempo en el hospital, se tiende en ocasiones a colocar a los bebés con la cabecita en rotación lateral, de tal forma que si no se realizan los suficientes y adecuados cambios posturales, unido a la gran maleabilidad ósea del cráneo por la prematuridad, se acaba produciendo una deformación a nivel lateral de la cabeza (escafocefalia), si bien es verdad que cada vez se producen menos casos de este tipo, gracias a la atención cada vez más personalizada y especializada en el área de neonatología de los hospitales.

 

  • Tortícolis congénita:

 La tortícolis congénita puede ser, tanto una causa de la deformidad como una consecuencia de la misma. Es difícil saber en ocasiones qué se produjo primero.

 Lo importante si existe una tortícolis es que se trate lo antes posible por un fisioterapeuta especializado, ya no sólo por las alteraciones a nivel muscular y del desarrollo que se pueden dar como consecuencia, si no también porque la corrección de la plagiocefalia está relacionada en muchas ocasiones con la desaparición de la tortícolis.

 

  • Traumas durante el parto:

 Debido a los espacios entre suturas y a la gran maleabilidad de los huesos de los niños recién nacidos, en el momento del parto a veces se producen ciertos traumas o presiones que pueden producir por sí mismos la deformación del cráneo; entre otros ejemplos, el uso de forceps puede ser uno de los motivos de la deformación, lo que no quiere decir, por supuesto, que ocurra en todos los casos.

 

  • Espacio intrauterino restrictivo:

 Si durante el embarazo el feto se coloca en una posición restrictiva dentro del útero, como se da en ocasiones en las que la cabecita del mismo queda encajada, se puede producir una deformidad craneal que se mantenga después del parto (en muchos casos, la deformidad desaparece durante las primeras semanas de vida).

 

Acceso al sitio